Archive | REFLEXIONES

Qué pasa si mañana

Qué pasa si mañana se va todo al traste. Si amanecemos y las redes han caído, si los teléfonos no sirven más que para llamar, si los ordenadores no sirven más que para trabajar.

Qué pasa si mañana los likes no valen nada, si la K vuelve a ser la úndécima letra del abecedario y no un valor númerico que cree determinar grandezas. Qué ocurre si la vanidad no se puede comprar ni programar.

Qué pasa si mañana despertamos en un mundo analógico de nuevo. Si volvemos a tener nombre y apellido y la arroba no es más que una medida.

Qué pasa si mañana tenemos que partir de cero y dar la cara. Si hablamos más que tecleamos, si retenemos más miradas que perfiles.

Qué pasa si mañana todas las mentiras salen a la luz. Si los grandes se hacen pequeños, si las vidas inventadas de desvanecen, si las sonrisas forzadas se hacen poses manifiestas.

Qué pasa si mañana tu valía no la determina un número. Si la honestidad se escribe con mayúsculas.

Qué pasa si mañana es hoy. Ojalá.

Pat

pd. Qué pasa si mañana volvemos a encontrar el Norte y dejamos de enaltecer a quien ni lo merece, ni nos importa.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 0

cuando no tengas nada que decir, mejor calla

Han pasado meses desde mi última aparición por el blog. Confieso que he estado a puntito de cerrarlo en diversas ocasiones. Y si no de cerrarlo, de dejarlo morir, sin más. Pero cuando creas algo, por pequeño que sea, cuesta dar carpetazo y llegar a pensar que nunca existió. Quizá estaba perdiendo la motivación que me empujó a comenzarlo y sin  motivación, sin entusiasmo, no hay nada.

Quizá también me aburrí de leer blogs vacíos e insípidos y me planteé si el mío era uno de ellos. La obligación de crear contenido semanal por norma acaba generando posts que se limitan a reunir información de otros blogs y mostrarla. No es lo que me gusta y no es lo que yo quería.

Probablemente lo mejor de estos meses haya sido eso:  descubrir qué es lo que no quiero ser. Y tenerlo claro, y mucho.

A ello se unió algún que otro giro de la vida, que últimamente es como una noria que gira en un sentido un día, y en el otro mañana. Y yo siempre me he mareado en las norias.

He dicho adiós a algunos proyectos porque a veces, los cambios son necesarios, por arriesgados que parezcan. Y por miedo que nos den.

Y he dado la bienvenida a nuevas metas.

He seguido con mis bodas, que tanto me gustan. Pero más aún la gente que me encuentro detrás. Compañeros grandes que hacen de este trabajo algo más grande aún y novios cercanos que me emocionan y hacen que este trabajo sea tan tan especial.

bodasdryb_3bodasdryb_2bodasdryb_1

Ha nacido El día menos uno (instagram: @eldiamenosuno ; Facebook: el día menos uno), un proyecto que llevaba en mi cabeza mucho tiempo.

Una mañana me levanté aburrida de lamentarme de lo que pasaba a mi alrededor, de pensar que siempre era tarde para todo, de angustiarme porque pude hacer algo y no lo hice. Nos pasamos la vida pensando en un “ayer” ficticio al que quisiéramos volver para cambiar las cosas. Decía Machado que “hoy es siempre todavía”, porque estamos vivos, porque estamos a tiempo de todo. Hoy es ayer, y hoy es el día menos uno.

Razones personales me condujeron nuevamente a un cambio en mi vida y mis intereses se transformaron. Y así estoy hoy, tratando de reinventar mil costumbres adquiridas a lo largo de mis 38 años. Pero esto es una lenta transición, el camino es largo. (Laura, gracias por guiarme, por ser mi libro y mi luz)

edmu_1edmu_3edmu_2

Y en ese camino me crucé de nuevo con Mercedes. Ahora que lo pienso, siempre hemos estado cruzadas de alguna manera. Con muchas visiones compartidas, y motivadas por la convicción de que hay otra forma de ver las cosas, creamos id[entidad] (instagram: @estudioidentidad), un proyecto que nace con el objetivo de mostrar esa diferencia que hace que una persona se distinga de los demás. Y digo mostrar, porque encontrarla para nosotras es sencillo; todo el mundo tiene algo que le hace especial. Solamente hay que tener ojos grandes para poder verlo con claridad.

dominio_id

foto Mercedes Blanco para Estudio Identidad

Y todo esto para decir que aquí estoy de nuevo. Y que volveré siempre que tenga algo que contar, porque como dice Emilio Duró, no hay nada peor que un tonto motivado. A veces, es mejor callar.

Hoy solamente vengo a asomarme para decir hola.

dryb_mbfoto Mercedes Blanco para Estudio Identidad

patricia

 

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 2

los sueños que detuvimos

A punto de terminar la segunda semana de septiembre, creo que estoy volviendo poco a poco a mi rutina. Es el momento en que miras con perspectiva lo que ha pasado este verano y con expectativas lo que ocurrirá este otoño. Como en cada vida, como en cada familia, como en cada casa, ha habido de todo. Momentos maravillosos, encuentros ilusionantes, enfados irracionales, emociones incontroladas, noticias inesperadas, sufrimientos incontrolables, felicidad.

Con todo eso en la maleta, regreso a casa. Y regreso con un primer post necesario y que llevo un tiempo deseando escribir.

Hace un tiempo os hablé de Natalia, de su reto #roadtoberlin y de cómo más allá de los 30 somos capaces de luchar por sueños (podéis verlo pinchando aquí), de pelear por alcanzar metas, de reinventarnos y de crecer. Parte de este verano lo he pasado con ella y con su familia. Llegamos al sur como quien comienza un proyecto, cargadas de intenciones, de propósitos, de ganas y de risas. Como ya os había anunciado, mi intención era acompañarle en su reto, no corriendo, pero sí apoyando su día a día y más aún en esas semanas juntas que además coincidían con un momento intenso de su entrenamiento. Pensaba volver de vacaciones con mi cámara cargada de fotos de Natalia corriendo, haciendo series, subiendo cuestas, mejorando tiempos…

Sin embargo, una lesión a los pocos días de llegar impidió que Natalia corriese. Una lesión que le ha obligado a abandonar su reto.

No puedo imaginar la rabia, la desazón, la impotencia o la frustración que puede generar pasar meses de dedicación absoluta a un proyecto tan duro y tener que abandonar en el último momento. No pude decirle “no pasa nada, ya correrás otro”, porque es la respuesta fácil, la del que no hace ni el mínimo esfuerzo por ponerse en su lugar. Realmente no sabes qué decir, o si lo sabes, no es apropiado decirlo aquí, por aquello de ser correcta.

Pero sí sé una cosa, que para las personas luchadoras, las piedras en el camino no detienen la carrera, solamente la retrasan. Hay sueños condenados a detenerse, a posponerse en el tiempo, a dejarlos reposar. Pero que nos quiten los que ya cumplimos.

1 37 9

fotos. Antonio Jiménez /N. García

No hay reto perdido, hay un giro en la vida, sin más.

¿y qué fue de nuestro verano?

Evidentemente, ninguna lesión pudo con ella, ni con nada, y seguimos con otro reto, ese diario que a veces emociona, otras agota, otras sorprende, algunas enerva y siempre siempre, llena: ser madre.

VERANO 2015_DRYB

patricia

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 0

zumo de toda la vida, llámalo como te de la gana

Lo de las modas ya no afecta únicamente a ropa y complementos. Ahora el tema alimentación es un top ten de lo que prima en Instagram. Sí, es muy triste que sea por lograr una buena foto o porque sea lo que se lleva ahora, pero si es para que la gente coma mejor, bienvenido sea. Ya lo decía Ari Bradshaw en su ponencia de Punto Mom, hay quienes se levantan tres horas antes para preparar un fantástico y perfecto bodegón de desayuno y flores que sea instagrameable. Digo yo, que al menos después de la foto se lo comerán, ¿no?.

Y hablando de modas, ahora a todo el mundo le ha dado por los smoothies (batidos) y los zumos detox. Lo que viene siendo los batidos o zumos de toda la vida de frutas y verduras. Las combinaciones llegan a ser asombrosas. Después de escuchar lo que afirmaba la Preysler que desayunaba cada mañana entiendo perfectamente ese extraño gesto impertérrito de su cara. Solo de pensar en meterme en ayunas una mezcla de brócoli, pepino, espinacas, apio y no sé qué más, me pongo mala.  Y más verde que el zumo, fijo.

La gente que siempre ha tomado verduras crudas y ha llevado un tipo de alimentación sana como mi querida Laura de My Wellness Lab, no necesita que ninguna moda le hable de zumos y batidos de colores y, cuando esto pase, seguirá con el mismo estilo de vida. Las de los bodegones y las fotos estarán diciendo “Ave María, que vuelva la moda de las hamburguesas gourmet”. Y luego está el común de los mortales, que de vez en cuando experimentamos, pero con moderación.

Hoy os doy los ingredientes de un batido muy veraniego por dos razones. Por un lado, porque incorpora fruta típica de verano, que para mi es la mejor. Por otro lado, porque lleva zanahoria, rica en betacarotenos que os vendrá fenomenal para tomar el sol y prevenir la aparición de manchas.

batido verano_dryb1

Yo tengo una licuadora de las de toda la vida, pero podéis hacerlo con cualquier robot de cocina o batidora potente. De hecho es mejor triturar que licuar ya que conserva la fibra que en el licuado se pierde. Para un vaso colmado, he utilizado: 2 zanahorias, tres naranjas y 2 nectarinas. También podéis meter melocotón en lugar de nectarina. Yo personalmente hubiese añadido limón pero en este caso no tenía. batido verano_dryb2batido verano_dryb3batido verano_dryb4

Una vez batidos los ingredientes, añadí un poquito de cúrcuma que a este zumo le va fenomenal. Si no  la habéis probado nunca, añadid muy poca cantidad ya que tiene un sabor muy característico.

Otra opción sería hacerlo en versión smoothie, añadiendo algún tipo de lácteo. Yo os recomiendo bebida de avena o de almendras, son muy suaves y van fenomenal.

batido verano_dryb5

Todavía no me he lanzado a probar ninguno de los batidos o zumos verdes, pero esta semana es la definitiva. Prometo levantarme a las seis de la mañana para comprar flores, preparar un bodegón fantástico e instagramear el momento como si fuera de lo más normal.

patricia.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 2

y tú, ¿cuánto vales?

Es una pregunta que últimamente no dejo de hacerme. La razón creo que es evidente: parece que todo cuanto tenemos alrededor se mide en cantidades numéricas, con diversas unidades de medida, pero números a fin de cuentas.

Voy a las rebajas, o a lo que queda de ellas. Después de dar un repaso visual a todo y decidirte por lo que crees que te va a quedar bien, te diriges con toda tu educación a la dependienta a la que preguntas-informas “voy a probarme esto…” . Ella te mira de arriba a abajo, te escanea con su visión de rayos X y torciendo la boca afirma: ya…bueno, es que no es tu talla y no nos quedan más“. ¿Mi talla? Perdona, ¿acaso conoces mi talla? ¿te la he dicho y no me acuerdo?. Sabes si prefiero embutirme en una 36 y no respirar el resto del día o  decantarme por una 46  para afirmar que últimamente me he cuidado bastante?. Pues calla. Mi talla…

Me encuentro con una amiga. Más bien una conocida, y algo petarda. “Me han dicho que ahora te dedicas a internet, blogs y esas cosas…”. Qué narices quiere decir eso? Además de petarda, osada (esas cosas! buena acotación). A continuación busca mi mano tratando cotillear mi móvil y como gran experta que es, expone de manera convincente: Uf…pero dedicándote a eso ¿no deberías tener un móvil mejor? Porque qué IPhone es, que no lo veo bien? Espero que el 4 no, ya se te iba a quedar muy desfasado y no ibas a poder actualizar nada…Si es el 5 me callo, aunque en dos días, obsoleto. Deberías tener el 6, una maravilla lo ligero que es. Aunque si llevas bolso, hazte con el 6 plus, que así ya tienes pantallón para ver tu instagram y esas cosas (volvemos a esas cosas). Pero te voy a decir una cosa, es tontería, porque en septiembre sale otro nuevo. 4, 5 y 6 tortas es lo que necesitabas tú.

No te cuento si te encuentras con una super mamá como la del otro día, que probablemente juzgará tu capacidad intelectual en función de las tareas que seas capaz de desarrollar simultáneamente al cuidado de todos tus hijos. Porque cuántos tienes? Ah, solo uno…ya…Pero genial no? vas mucho al gimnasio? Sí, si solamente gestionas un polluelo, no haces podio.

Eres blogger? (odio esa pregunta, y ese término) Y cuántos seguidores tienes? Cuidado con la respuesta, que determinará para el resto de tu vida si eres alguien importante! En Instagram? En Facebook? En Twitter? En Pinterest? …pero cómo? que no tienes Snapchat o Periscope? No eres nadie. Asúmelo, si no has conseguido llegar a 10k mínimo, mejor déjalo. Escribes y posteas para nadie.

Otros querrán saber cuánto ganas, para así poder juzgar si vives por encima de tus posibilidades. O cuántos kilómetros corres, porque como en instagram…si no llegas a los 10k, vas fatal. También cuántos idiomas hablas, cuántas calorías consumes, cuantas dioptrías tienes en cada ojo o cuántos novios has tenido.

Haz la cuenta: Talla 36, 50k seguidores en redes sociales, IPhone 6 supermegaplus S, 4 niños de los cuales, 3 de parto natural y uno de cesárea con veinte puntos. A la semana de la cesárea, corriendo media maratón.

Solamente falta en la cuenta un cerebro.

Por compensar tanta tontería…y esas cosas.

calculadorafoto vía. Anthropologie

patricia

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 7

super mamás veraniegas y otros fenómenos paranormales

Hace poco compartí en Facebook un articulo sobre el modelo de “super mamás” que parece que abunda últimamente poniendo como ejemplo a Paula Echeverría. Lo leíamos una tarde al borde de la piscina mi amiga y compañera de vacaciones Natalia y yo mientras los chicos se reían sin prestar demasiada atención a mi lectura.

Poco después hacía entrada en nuestra piscina cual aparición mariana nuestra propia pesadilla. Morena, trentaytantos bien llevados, aparentando probablemente menos años de los que realmente tiene. Caminando tranquila, y muy digna, sin las clásicas prisas de quienes queremos pasar sin pena  ni gloria por zonas donde nuestro culo puede ser valorado. Y es que la super mamá, después de tres partos, tiene el culo en ese lugar donde siempre debería permanecer, en su sitio. Con un leve atisbo de celulitis, el justo para que los hombres no le presten atención y para que las mujeres la consideremos humana y la odiemos desde el primer momento. Mona, pero no un bellezón. Estilosa, con un look pensado pero informal. Moreno de piel envidiable, el justo para que todo le siente mejor sin parecer que se ha pasado de rosca. Sonrisa constante y voz tranquila y convincente.

Super mamá aparece en la piscina con sus tres criaturas. Dos niños de unos 3 y 4 años y una niña, de menos de 1. Los tres ideales por supuesto, con sus bañadores a juego de Bonnet à pompon y unas camisetas monísimas. Ella no toma el sol, y no le importa. Se baña para jugar con los mayores mientras el bebé reposa tranquilo en la sombra. Les enseña a saltar a los dos a la vez y les educa al mismo tiempo. Si los niños se saltan media orden ella dice suavemente “que mami se enfada…” , a lo que ellos responden positivamente actuando como deben.

Mientras, al otro lado de la piscina yo grito “Vengaaaa, tercera vez que te lo digo, que salgas del agua yaaaa!” mientras mi hija responde con un nooooooo rotundo mientras grita poseída corriendo por el césped huyendo de mi. Miro a la super mamá y pienso: tres, tiene tres!.

Por la noche nos encontramos a la super mamá volviendo de cenar. Si, ella sola, en plena oscuridad y con sus tres obedientes polluelos, caminando los dos mayores en fila de la mano y por la acera mientras vuelven caminando de algún restaurante cercano. No corren, no se escapan, no se acercan a los coches. Ella está tranquila y sonriente, regresando de la más tranquila y maravillosa de las cenas.

Nosotros cuatro nos planteamos salir a cenar con nuestros dos pequeños. La cuenta es fácil: cuatro adultos, dos niños, y pequeños. Primero: que no me quiero ir de la pisci. Segundo: que no me quiero duchar. Tercero: que no quiero crema. Cuarto: Que no quiero ir en coche, ni quiero silla, ni quiero cinturón. Quinto: Que no quiero calamares, que quiero croquetas. Sexto: que no quiero ir a casa, que no quiero dormir….

Por la mañana bajamos a la playa. Allí aparece la super mamá, esta vez con los mayores, el bebé se queda con la chica que la cuida en casa. Observamos sus pasos, convencidas de que extenderá su toalla y se sentará cómodamente mientras no pierde de vista a sus niños que se dedican a construir castillos de arena, probablemente a una distancia adecuada para no manchar la toalla de mamá de arena húmeda. Pero no, super mamá se levanta y se pone a correr con sus niños luciendo culo alto y a volar una cometa….volar una cometa!! Venga ya!

Nosotras, impregnadas en una proporción similar de arena y crema, pasamos la mañana lidiando las peleas de los niños…que esto es mío, que quiero jamón, que me aburro, que me lo ha quitado, que no me lo deja, …. y pensamos: tres, tiene tres!

Llega el fin de semana y llega el papá. Alto, guapetón, con pinta de padrazo divertido y marido cariñoso. Para qué más. Pero la super mamá es tan súper, que estamos seguras de que ni siquiera le hace falta. Podría prescindir de él en cualquier momento, ella sola se sirve y se sobra para gestionar una ludoteca sin perder su sonrisa. Seguramente, podría ir a por el cuarto polluelo sin necesidad del guapo papá.

Quién quiere ser perfecta pudiendo ser perfectamente normal.

patricia

 

 

 

 

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 13

aquellas pequeñas cosas

Siempre he sido un poco “abuela cebolleta” en mis gustos musicales. Pero todo tiene una explicación. Mientras otros niños se criaban escuchando canciones infantiles, yo escuchaba a mi padre cantar La cerillera, Castillos en el aire, Cartas amarillas, Maitetxu mía, La vida sigue igual o incluso algún replique revolucionario cercano a Silvio Rodríguez y a Victor Jara.

Me gustaban entonces y me gustan ahora. A menudo me encuentro a mi misma tarareando alguna estrofa mientras ubico mentalmente cada canción en un momento de mi vida. Y no sé si sonrío o si añoro. El tiempo pasa demasiado rápido.

papá y familia

Serrat ha confesado en diversas ocasiones que es una de sus canciones preferidas y coincido con él. Pero hoy la traigo versionada por mi cantante preferido, quien sé con toda seguridad que también tiene esta canción entre las mejores que ha escuchado, y que ha cantado.

Qué suerte tengo de que me la cante para mi sola. Gracias papá.

patricia.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 0

el año que viene no nos pasa

El día de la operación salida para las vacaciones marca un antes y un después en casi todas las familias; al menos, en la mía. Pasamos los once meses previos reforzando la idea de que “el año que viene no nos pasa”. Pero llega el día D y es como la crónica de una muerta avanzada.

Os pongo en antecedentes.

Septiembre 2014:

- El próximo viaje ni de coña podemos llevar tanto trasto. Es que lo nuestro no es normal. No sé qué narices llevamos para ir tan cargados. Parecemos tontos con la misma historia cada año.

- Tienes toda la razón, pero es que el año que viene cambia la cosa. Porque igual ni necesitamos cuna y si eso pedimos que nos pongan una de viaje. Además ya no necesitamos bañera para la niña y no es lo mismo lo que ocupa la MacLaren que el carrito de este año que es inmanejable.

- Si, si, está claro, además yo con llevar cuatro bañadores y camisetas, tres polos y dos bermudas ya apaño.

- Yo igual, tres bikinis y vestidos playeros, y un par de conjuntos por si salimos a cenar alguna noche pero nada más, lo tengo clarísimo.

- Está claro. Tres maletas máximo, y el Ipad para el viaje y para enviar algún mail de trabajo.

 

Mayo 2015:

- He pensado que voy a llevar la maleta negra porque cabe mucho y si eso podemos meter cosas de la niña en la mía, que va a ir medio vacía seguro.

- Yo creo que la azul grande, pero es por llevar un único bulto, así nos evitamos mil bolsas con toallas, libros, cargadores…así todo en una. Para la niña creo que cogeré la pequeñita rosa, de sobra.

- Yo creo que voy a llevar las palas de padel por si echamos un partido y lo de hacer snorkel que creo que allí hay unas zonas brutales para hacerlo.

- Genial! entonces creo que voy a llevar la cámara grande y los dos objetivos porque así os saco a ti en el agua y a la niña con los manguitos en el agua. Total, un bulto más, apenas ocupa.

Junio 2015:

- Acuérdate de que llevemos la trona de viaje porque luego siempre hay mil sitios que no tienen y acabamos peleando con la niña que se escapa, que se cae…mejor llevamos la nuestra que no ocupa nada y encima podemos meter dentro algunos potitos o cereales para tener por si cuando llegamos no vemos nada para que coma la peque.

- Si, fenomenal. Y estoy pensando que quizá era buena idea llevar el orinal, porque ahora que por fin se siente cómoda y es independiente, me da miedo que en las vacaciones haga un retroceso y con lo que hemos avanzado…

- Tienes razón, no hay problema porque eso lo metemos en la zona de abajo del asiento de la niña.

- Siiiii, hay sitio de sobra.

 

Julio 2015, primera semana:

- Vas a llevar mochila o algo para la playa? para llevar si no la mía porque luego nunca tienes sitio para mis cosas.

- Uf, mejor lleva la tuya también porque lo de las toallas de playa en la maleta imposible, ya te lo digo. Al final acabo llevando la mía, la tuya y la de la niña y claro, luego está el neceser de cremas de playa que ocupa un montón. La del spray transparente para ti que ya te la he comprado, la de la niña, el anti mosquitos, mi crema de cuerpo y por supuesto la de cara, que ya sabes que luego me salen las manchas rapidísimo. Además meteré un par de sombreros de paja y alguna gorra para la niña…sabes lo que te digo? que mejor llevo el capazo de mimbre que cabe todo muy bien.

- Qué dices? Es incomodísimo de llevar y acabo cargándolo yo.

- Que no, de verdad, lo llevo yo. Y ya que llevas tu mochila, mete la neverita portátil y el termo que luego queremos llevar agua fría y frutita a la playa y nos viene fenomenal.

Julio 2015, víspera del viaje:

- Y todos esos bultos?

- Pues nada, lo básico. Me falta mi mochila con el ordenador, dos libros, el ipad, los cargadores, las gafas de sol, un cuaderno y mis blocs de trabajo porque tengo que hacer muchísimas cosas allí.

- Llevas algo por si la niña se marea? No nos pase como la última vez…

- Si, tranquilo, he metido una bolsita con el kit de urgencia con bolsas para el vómito, servilletas, toallitas húmedas, una gasa y ropa de cambio.

- Saldremos a las cinco de la mañana como quedamos.

- Perfecto así va dormida, y por si se despierta llevo una bolsa con alguna galleta, un poco de pavo, un yogur y agua. Ah! y para no dejar en la nevera y que se estropee estos días, me llevo algunas piezas de fruta. Bueno, y algún juguete que el viaje es largo…

- Ok, por la noche dejo las maletas metidas en el coche.

Julio 2015, cuatro horas antes de salir:

- Parecemos idiotas, me quieres decir cómo podemos llevar tantas cosas? No sé cómo narices las voy a meter en el coche!

- Nada especial, lo que hablamos: La silla de la niña, tu maleta, mi maleta, su maleta, tu mochila, mi capazo, mi mochila, la trona, el orinal, la cámara, el orinal, las palas de padel, el kit de snorkel, el kit de vómito, los juguetes, la mochila del cubo y palas y la bolsa con comida.

Julio 2015, veinte kilómetros después de salir en un silencio absoluto y una tensión que mejor no romper:

- El año que viene no nos pasa.

- Ni de coña, además la niña ya será mayor y necesitamos la mitad.

- Está claro.

patricia.

 

 

 

 

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 0

descubrir, nunca es tarde

Hace tiempo que no escribo nada. En realidad siempre escribo, sólo que en ocasiones es necesario hacerlo para uno mismo, sin exposiciones, sin compartir, sin tiempos, sin testigos.

Creo que hoy escribo de nuevo porque tengo la seguridad de que en estas fechas poca gente estará al otro lado del teléfono y menos aún, del ordenador, pendiente de un blog temporalmente abandonado.

La vida me ha puesto varias veces a prueba en los últimos años. Me ha hecho dudar de todo, creer en lo imposible, agarrarme a un clavo ardiendo, temer lo que nunca temí.

He descubierto que cuando algo duro ocurre en mi vida, rápidamente me falta aire, que me olvido de cómo respirar y que mi ritmo cardiaco se dispara de manera descontrolada.

He descubierto también que el miedo tiene un poder increíble sobre las personas capaz de bloquear y paralizar sin que nada pueda detenerlo.

He descubierto que me importan menos cosas de las que pensaba y que me quedo con muy pocas personas.

He fracasado en mi convicción personal tantas veces defendida de que todo el mundo aporta cosas positivas porque hay gente que envenena, y no la quiero cerca.

He leído y aprendido sobre aspectos que desconocía y que he incorporado a mi vida.

He encontrado nuevas amigas que ya conocía, pero que no conocía.

He sentido la necesidad de gritar y llorar y después, he necesitado escuchar solamente el silencio.

He sentido de nuevo ilusión por nuevos proyectos, personales y profesionales. He dicho a mis padres, a mi marido y a mi hija que les quiero más que a nada.

He descubierto que soy más fuerte de lo que creía.

patricia_dryb

Creo que he vuelto por aquí, al menos de momento.

patricia

Gracias queridas amigas, de siempre y de hace tan poco…por ser un diez y estar por encima de tantas cosas sin importancia.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 6

5 razones para abrir un blog personal y 1 razón para cerrarlo

Cada vez me llegan más mails o llamadas de amigos, o amigos de amigos que me preguntan  si les recomiendo abrir un blog. Me llama la atención que me lo pregunten a mi ya que no puedo responder más allá de una opinión basada en mi propia experiencia, la de un blog personal (aunque vinculado a una web profesional). La pregunta de premio es cuando te preguntan ¿compensa? A lo que yo respondo, ¿qué esperas de un blog?

Si tu intención es abrir un blog para vivir de él… prepárate amiga, porque te espera un largo y duro camino y aún con eso, nadie te garantiza que tu blog vaya a monetizarse de manera efectiva y en ese punto te encontrarás con algo más difícil aún, mantenerte. Pero estaríamos hablando de un blog profesional y de eso sabe un rato mi amiga Isabel Leyva de Mamá quiero ser blogger. Para ella las RRSS y el mundo 2.0 no tienen secretos así que para ese tipo de respuestas, ella es la persona adecuada.

Pero a punto de cumplir los tres años de la creación de De rosas y baobabs,  ya he forjado mis propias opiniones y buscado mis propias respuestas, que con toda probabilidad solamente me funcionen a mi, que encima soy una persona que se mueve por impulsos. Pero por si a alguien le interesa, por si a ti te interesa…abre un blog si:

1. Necesitas contar algo. Pero no te lo plantees como “contar algo al mundo”, porque ese mundo estará durante un largo plazo formado por tu madre, tu hermana y tus tres mejores amigas que entrarán cada día a comentar, compartir y darte su apoyo aunque les importe un pimiento lo que cuentes. Si necesitas escribir, transmitir, lea quien te lea…abre el blog.

2. Crees que puedes aportar algo. Me encanta la gente que tiene capacidad para transmitir algo interesante, que sume, que enriquezca. La gente que tiene conocimientos sobre un tema y un día se lanza a compartirlo de una forma tan generosa como lo es un blog. Y me da envidia. Ojalá yo tuviese algo interesante que aportar.

3. Estás harto de esperar. Esperar a que algo aparezca y haga saltar la chispa. Ayer me hablaron de una encuesta según la cual solamente un 17% de la población está feliz en su trabajo. Si abres un blog no serás el primero ni el último que cuente que esa vía de escape le salvó de una situación de hastío, vació y angustia generada por su situación laboral.

4. No te vas a generar presiones. Si es un blog personal y no profesional probablemente no esperes una repercusión, así que no dejes que te supere la situación. He conocido a demasiada gente que vive angustiada cuando a las doce de la noche no tiene preparado el post del día siguiente. Yo misma pasé por esa etapa hasta que un día me recordaron la verdadera razón por la que abrí mi blog. Y hasta hoy.

5. Si estás dispuesto a encontrar gente increíble o a llevarte la mayor de las decepciones. Porque la blogosfera es un micromundo en el que pasa lo mismo que en tu vida: te descubre a personas fascinantes que jamás podrías haber llegado a conocer sin tomar este camino y te sorprende en ocasiones con mitos que caen. Ten muy claro que compartir una misma debilidad por el mundo 2.0 no supone que sean tus amigos.

Ya veis, ni una razón técnica, sólo emocional. Pero es que la vida se mueve por emociones!!

Y ahora dime, ¿sabes cuándo ha llegado la hora de cerrar tu blog?

0019150814bn

Cuando ya no te hace feliz. Porque con toda seguridad, habrás olvidado la razón por la que escribiste ese primer post.

patricia.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 9