blowing in the wind

No puedo estar quieta, lo admito. Sentarme en el sofá y automáticamente sentir que podría estar haciendo algo distinto es cuestión de minutos. Pero no se trata de que necesite hacer “labores del hogar” ni nada similar, no … más bien todo lo contrario.. Porque la gente que se relaja haciendo deporte, cocinando, leyendo, paseando…y yo me relajo con mi caja de “trastos”.

Y es que me das unos papeles de colores, unas cuerdas, alguna troqueladora y una pistola de silicona y puedo entretenerme durante horas…peor que un niño, lo sé. Esta afición se la debo a una bloggera de la que os hablaré otro día y que ha conseguido que los armarios de mi casa sean auténticos almacenes de manualidades.

Y como parece que los DIY están tan de moda, aquí os dejo para empezar uno sencillito, rápido y entretenido que, como iréis viendo en otros post, es muy versátil para distintas ocasiones.

molinillos de viento

Solamente necesitáis unos papeles de colores (también pueden hacerse con otros materiales como el fieltro), reglas, cúter o tijeras, unas pajitas, alfileres de colores y palitos de madera.

Como mis láminas son grandes, yo voy a hacer 4 molinillos de cada una.

Recortad las diagonales de las láminas dejando la zona central sin tocar. Después solamente tenéis que ir uniendo puntas alternas con uno de los alfileres y clavarlas en el centro del papel.

Después, clavad el alfiler en la pajita y volved a torcerlo para que la punta se meta en el interior de la pajita (yo lo he hecho con las manos pero si os cuesta podéis hacerlo con unos pequeños alicates). Por último, en función del uso que les vayáis a dar, podéis rigidizar la pajita metiendo uno de los palos en su interior y listo!!

En esta ocasión, he hecho los molinillos a una sola cara, pero si tenéis tiempo y pegáis papeles de distintos estampados, os quedarán mucho más vistosos!

Aquí os dejo el resultado de hoy para que os animéis. Y para que la tarea sea menos ardua si cabe … algo de música.

sonando….Bob Dylan, Blowing in the Wind

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 0

sobre mi…

Cuando era pequeña, mi tío me regaló un gran libro que me ha acompañado todos estos años, “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry. Creo que trataba de explicarme que no hay una respuesta única, que la vida puede percibirse de tantas formas como personas hay y que nunca debemos perder la ilusión, la imaginación, la capacidad de ver lo que es invisible para nuestros ojos y evidente para el corazón.

Es cierto que, como en el planeta del Principito, la vida está llena de raíces malas de baobabs que debemos arrancar cuando son pequeñitas para impedir que crezcan. Pero por suerte, también hay rosas que, si bien es cierto que a veces pinchan, son importantes porque hacen que nuestra vida sea única.

Y son esas cosas las que yo quiero compartir: las que hacen que los momentos sean especiales, las que están hechas con mimo, las que son únicas porque son personales, las que hacen que nos detengamos en el tiempo unos instantes. Porque al madurar vamos perdiendo por el camino la capacidad de emocionarnos con los pequeños y hermosos detalles.

No sería capaz de quedarme con una sola frase del libro; tal vez ésta, porque nos enseña la importancia de mantener siempre la ilusión…

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya”

································································································································

Y PARA QUIENES QUERÁIS SABER ALGO MÁS SOBRE MI…

PERFIL BLOG

Hola! Soy Patricia, vasca de nacimiento y asturiana de adopción desde que vine a vivir a Oviedo con Tomás, mi marido. Trato de vivir -sobrevivir- de la arquitectura, mi profesión, que  aunque está muy castigada en estos tiempos, me entusiasma. Comencé este blog en julio de 2012, embarazada de seis meses de Alejandra que ahora ocupa, o mejor dicho llena, mi vida. Me declaro fan de las cosas hechas a mano, con sentimiento, con detenimiento. Conseguí llegar casi hasta el final de mi carrera tirando de portaminas, reglas  y rotrings, de maquetas de cartón y de madera. En la era del AutoCad, los 3D y las infografías es un reto, creedme. Ahora que por cuestión de practicidad la tecnología me resulta necesaria  en mi profesión he trasladado mi amor por el craft y lo hecho a mano a mi vida diaria, a mi casa, mis proyectos con Alejandra, mis recetas, mis regalos.
Este blog habla de interiorismo y arquitectura (profesión por devoción…), de manualidades, de cocina y de momentos especiales al fin y al cabo. Mi deseo es que os inspire, o al menos, que os entretenga.
Bienvenidos a de rosas y baobabs. Espero que os quedéis.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Continue Reading 0